TECNOLOGIA


El ruido del tren de OpenStack

Cuando el rio suena...

Nicolas Solop

Nadie quiere perderse el tren de la Tendencia OpenStack !. Cisco, VMware, Red Hat quieren una porción y, según ellos, cada uno es un gran contribuidor del proyecto. Ahora bien, ¿qué hay detrás de todo esto?.

Grandes corporaciones tradicionalmente ligadas al software propietario metiendo mano en un proyecto de código abierto.

Algunos por rebote como el caso de VMware que luego de comprar Nicira, hoy VMware NSX, la cual era contribuidora del proyecto OpenStack continúa invirtiendo. Lo que no queda claro es si lo hacen porque realmente quieren hacerlo o simplemente para mantener los compromisos asumidos por la empresa adquirida.

Cisco, un caso parecido. ¿Que hace una empresa asociada al mundo de las redes invirtiendo en el proyecto?. No solamente invierte sino que además lanzó su propia distribución. ¿Es por miedo a que VMware avance demasiado y deje afuera su solución de SDN  porque la primera profundiza aún más sus tecnologías?.

Red Hat es el caso más natural de todos estos. Una empresa que produce software de código abierto (no voy a discutir su estrategia comercial) está bien que se decida a invertir en una empresa con sus misma ideología (?).

De acuerdo a lo que mencionaron en el Red Hat Forum la semana pasada en Buenos Aires, ellos son el contribuidor número 1 del proyecto OpenStack. Si ellos lo dicen…

Que haya opciones es bueno para el cliente final. Hace que cada uno tome su tiempo en la decisión y mantiene los precios bajos.

Para poder usar la distribución de OpenStack desarrollada por VMware (VMware Integrated OpenStack o VIO), o la que podemos descargar del sitio de OpenStack, tenemos que utilizarla contra un servidor vCenter. Nada muy raro ya que para poder usar un ESXi desde fuera necesito tenerlos licenciados y si licencio un par de hosts también compro licencias de vCenter.

No hay nada libre de uso. Perdón, si lo hay. Uno puede usarlo siempre y cuando tenga licencias de vCenter.

Gracias, de nada.

Para poder usar algo de Red Hat necesitas las suscripción ( al final hablé del modelo comercial). Sin esto tampoco hay nada.  La realidad es que si voy a invertir dinero para usar una herramienta de despliegue rápido, o distribución de  OpenStack, (se llama Red  Hat RDO por si les interesa) tendría que justificar muy bien mi decisión de ir al software de código abierto a menos que en nuestra organización seamos pro-open source.

Es muy raro que una empresa decida moverse de soluciones sólidas como las de VMware a soluciones de software Open Source así por que si.

Los fundamentos de la iniciativa deberían ser no solamente por el costo sino también por funcionalidades o bien la capacidad de crearlas o modificarlas.

Si miramos los dos casos (dejo fuera a Cisco porque sino es muy largo) el único objetivo de su colaboración en estos proyectos es asegurarse que quienes adopten sus distribuciones utilicen sus tecnologías de virtualización como soporte principal.

¿Cuál es el motivo para que cada vez más empresas deciden “investigar” OpenStack?. Se escucha mucho y fue uno de los motivos principales de mi asistencia al vmworld de este año.

Si las funcionalidades no son analizadas y los  servicios/aplicaciones de estas empresas no están preparadas para correr sobre OpenStack ¿dónde está el tema?.

En los casos que relevé personalmente el principal motivo es el costo de las licencias que utilizan para sus servicios de IaaS. Ni por cerca pasa analizar OpenStack por sus funcionalidades ya que cuando estamos en una reunión para presentar de que se trata no llegaron a tomarse el trabajo de investigar qué es OpenStack. (para quienes quieran saber qué es OpenStack recomiendo leer el post introductorio de Pablo Scheri).

Esa es la realidad argentina y tal vez la realidad de muchos países de América Latina.

Son pocas las empresas de estos países que podrían beneficiarse de utilizar OpenStack. Y las que podrían están relacionadas al mundo de Internet (comercio electrónico e ISPs) donde se manejan “enormes” volúmenes de información o transacciones.

¿Cuántos gigantes de internet hay en América Latina?. Pocos, muy pocos.

Esto filtra  los requerimientos y funcionalidades que podrían ser adoptadas por las empresas que continúan teniendo sus servidores exchange dentro de sus propios centros de cómputos.

Es cierto que muchas empresas están “pensando” en armar sus nubes privadas y están creando sus roadmaps que les permitirán implementarlas. Si este roadmap incluye la transformación de sus aplicaciones y mover parte de sus servicios internos (correo electrónico, intranets, file servers, etc.) a la nube van por el buen camino.

Si estas logran convertir sus aplicaciones a una arquitectura aplicativa moderna pueden ser un buen candidato a OpenStack.

Desde mi óptica todo se reduce al costo del licenciamiento (suscripción en el caso de Red Hat) hoy en día. No hay nada más.

Está más que claro que la innovación tecnológica que OpenStack tiene bajo el brazo. Es importante y puede cambiar la forma en que las empresas adoptan tecnologías o cuanto las pueden explotar pero de momento el análisis es económico.

Este es el principal motivo por el cual las empresas “preguntan” por OpenStack. Y sumando al motivo que mueve a las empresas se cierra el círculo.

Todo es una cuestión de números, las compañías no quieren perder clientes que utilizaban sus tecnologías y las compañías quieren bajar sus costos. Habrá que encontrar un punto intermedio donde la ecuación cierre.

Tanto OpenStack como el concepto de SDN tienen grandes desafíos por delante y no son todos tecnológicos.

Hasta que las empresas no se decidan a innovar tecnológicamente el valor que OpenStack puede entregar no será analizado desde el punto de vista del bit y byte.

Y vos, ¿qué opinas al respecto?.