EMPLEO IT


Pedi cualquier cosa

Confesiones de una entrevista laboral y consecuencias de decisiones

NICOLAS SOLOP

¿Por qué acceder a volver a entrevistar a un candidato que pidió mucho más que lo que el puesto justificaba?, ¿Qué buscar?, los motivos por los que no se lo contrató inicialmente y algunas reflexiones.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de volver a entrevistar a una persona para la misma posición luego casi 4 años después.

Recuerdo la primera entrevista porque en esa época no sólo estábamos cortos de recursos en wetcom pero además estaba completamente involucrado en proyecto que me forzaba a salir del país unas 3 semanas.

Era el peor de los escenarios en los que un dueño, y líder de equipo, puede estar. Las opciones se achican y se toman decisiones desacertadas.

Las referencias que tenía eran muy buenas ya que venían de personas que habían trabajado conmigo en EDS.

La verdad es que era un buen candidato. Muy bueno.

Cuando llegamos al momento duro de la charla, el del dinero, sus pretensiones

económicas fueron 2 veces superior a las que veníamos manejando.

Fin de la historia en una Pyme argentina.

4 años más acá y el candidato se vuelve a cruzar. Ya con un equipo de recursos humano muchísimo más sólido que lo que teníamos en ese moment y con consultoras trabajando para el reclutamiento inicial.

Ya en la nueva entrevista y sin mediar mucho diálogo el candidato reconoce abiertamente "pedí cualquier cosa".

El "pedí cualquier cosa" para quienes lean y no entiendan la frase significa pedí cualquier plata, pedí una remuneración astronómica.

Luego de esta, si me permiten, confesión, el candidato cuenta que está sin trabajo, que los últimos años de trabajo en retail no fueron los mejores y que estaba necesitando volver al ruedo.

Que estaba arrepentido pero que en ese momento el mercado IT de Argentina estaba muy revuelto y que quiso aprovechar la situación.

Valoro la sinceridad pero me planteo cual podría haber sido el resultado si la jugada de "pedir cualquier cosa" no hubiese existido.

Esta persona me cuenta que en sus trabajos siguientes la pasó mal, que no se capacitó, que le pagaban a los premios (mal y en cuotas) y que nunca llegó a alcanzar el salario ese que estaba pidiendo.

Una cosa peor que la otra.

Estoy convencido que muchos de los puntos se podrían haber resuelto dentro de wetcom.

La rotación de personal es baja, capacitamos todos los años y el clima es increíble. Fíjate lo que dicen en openqube sino.

No tenemos los mejores sueldos del mercado, pero compensamos muy bien a quienes empujan en equipo.

Si este candidato no hubiera pedido una locura, muy probablemente habría estado trabajando con nosotros los últimos 4 años.

Se podría haber capacitado, certificado y haberse desarrollado como profesional.

La evolución profesional, dependiendo la edad, debería ser un factor a poner en la balanza.

Estoy convencido que para este candidato, con la edad que tiene, podría estar mucho mejor parado hoy en día si hubiera realizado su trabajo en wetcom.

Al final de la última entrevista me reconoció que estaba arrepentido por la decisión que había tomado.

Que la plata no siempre viene en forma de salario a fin de mes y qué hay otras cosas para priorizar. Algunas veces necesitamos pegarnos contra la pared para darnos cuenta de los errores.

Que este no te pase a vos.

Volviendo a la introducción, si no hubiese accedido a entrevistar nuevamente al candidato no me hubiera enterado jamás que realmente quería trabajar en wetcom.

Al momento de la entrevista busqué sinceridad... pero nada, absolutamente nada, quedará sin analizar en el examen psicotécnico.